Chelsea, 20 años de indie rock en el casco antiguo de Ponferrada

Hoy vuelve a tocar escribir con mucha subjetividad, pero en realidad es la única forma de hacerlo, porque una felicitación así lo requiere. Las líneas a continuación son un homenaje a un lugar fundamental en mi vida, que este mes ha cumplido veinte años de existencia. Es el Chelsea Modern Bar, el Chelsea para los amigos.

Dos décadas ininterrumpidas funcionando. Y en Ponferrada, una ciudad que, como tantas otras, ha sufrido y continúa padeciendo los embates de la crisis económica. La de este local es mucho más que una historia de supervivencia; es la capacidad de reinventarse permaneciendo fiel a su esencia: tratar con respeto y cercanía a los que por allí pasamos, acompañándonos con la música que queremos escuchar: rock, pop, britpop, indie rock (que cada cual elija el suyo o los suyos)… Un oasis de libertad en tiempos de dictadura musical de géneros de los que el propietario, Luis Chelsea -nunca supe tu apellido- nos mantiene a salvo.

Situado en una esquina mágica. En el arco, no junto al arco, de la torre del Reloj de Ponferrada. Con la entrada en la calle del Reloj, pero con otra puerta a la también con solera calle Carnicerías, donde cuando llega el buen tiempo Luis despliega una pequeña y acogedora terraza. En mi barrio, en el que siempre será mi barrio, aunque ya no tenga ningún techo en propiedad bajo el que guarecerme allí. Con 20, con 30 y con 40. En tres estados civiles. El Chelsea no ha sido mi casa, ni tiene por qué serlo. Pero sí ha sido -y espero que sea siempre- mi bar.

terraza chelsea
Un buen tinto del Bierzo en la terraza del Chelsea (fotos: Manuel Vega).

Pero volvamos adentro, a ese interior que en veinte años ha cambiado varias veces de aspecto, siempre con acierto. Desde los comienzos, cuando era una cervecería en forma de L, con la cabina del DJ al fondo, hasta la actualidad, donde la L ha dejado paso a una barra continua y el ordenador ha sustituido a los CD.

El look del Chelsea ha ido evolucionando, y también el tipo de local. La cervecería fue convirtiéndose en bar de -muy buenas- copas de noche, y, manteniendo esta tendencia nocturna, Luis supo aprovechar las tardes transformándolo en un lugar donde tomar cañas, vinos del Bierzo -supongo que también otros, pero yo pido esos- y tapas. Así, lo situó, y con éxito, en la ruta de cortos -lo que en Madrid llaman “caña”, es el tamaño de un corto en El Bierzo- del casco antiguo.

La música del Chelsea también ha evolucionado. Por fortuna, esto no significa que hayan cambiado los estilos musicales adaptándose a lo que marca el moderneo, con perdón por el palabro. Lo que quiere decir es que la banda sonora de Luis Chelsea no ha dejado de actualizar los éxitos del rock, britpop, indie rock… Hace muchos años que no vivo en Ponferrada y sólo voy al Chelsea de vacaciones, pero me consta que se han organizado sesiones en las que sólo se han pinchado éxitos del año en curso.

Por supuesto, siempre están presentes los clásicos: The Smiths, Joy Division, The Cure, U2 -creo que todo un fetiche para Luis-, David Bowie, The Rolling Stones, Jimi Hendrix y un larguísimo etcétera que abarca varias décadas del rock.

La buena música es el alma del Chelsea, pero también forman parte de su naturaleza los carteles de estrellas del cine, de la moda y de la cultura en general, siempre relacionada con la escena londinense que da nombre al bar. Fotos de Bowie, Michael Caine e incluso de Vinnie Jones decoran actualmente su espacio. Y qué decir de los regalos con los que premia de vez en cuando las consumiciones: las míticas camisetas con el logo del Chelsea, pegatinas con la imagen de Twiggy, Brigitte Bardot o el stone Ron Wood… O las tazas, como la que me acompañó incluso a la redacción del periódico donde trabajé tres años en Melilla, y que ahora decora mi casa de Madrid.

DSCN8925

Siempre que han venido amigos de fuera a visitarme a casa, los he llevado al Chelsea, y creo que todos lo han disfrutado tanto como yo. A ellos, a los de Ponferrada, y a los que ya no están les dedico este homenaje a mi bar. Y a Luis Chelsea y a su local les felicito su vigésimo cumpleaños, deseando que sean muchos más. Y convencido de ello, porque mientras a su alrededor tantos negocios han ido abriendo y cerrando sus puertas, el Chelsea Modern Bar permanece ahí. Muchas felicidades, y gracias por tantos grandes momentos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s